Que es el suelo técnico

Es un conjunto de varios materiales ensamblados en un único panel, el elemento flotante del sistema, que apoyado sobre suportes de acero, crea el sistema que eleva la superficie de un pavimento tradicional adherido sobre un forjado a una cota más alta que el propio pavimento para así crear, bajo su superficie, un plénum donde colocar instalaciones técnicas de diversa índole: eléctricas, hidráulicas, telemáticas y sobre todo, para el aire acondicionado. El sistema del pavimento flotante se caracteriza por unos elementos perfectamente modulares e intercambiables. El sistema de pavimentos flotantes permite una perfecta modularidad e intercambiabilidad de los elementos permitiendo acceder en cualquier momento a las instalaciones alojadas en el plénum en caso de mantenimiento o sustitución. Esta aplicación ofrece muchas ventajas en la continuación de las obras de construcción del edificio (de hecho no es necesario esperar a la recepción de las instalaciones antes de instalar el pavimento, lo que permite ahorrar tiempo en la ejecución y finalización de las obras generales). Es el tipo de pavimento ideal para ser instalado en oficinas de ejecutivos, comerciales, centro de datos, restaurantes, pabellones etc.

Los paneles modulares

Generalmente de forma cuadrada o rectangular, compuestos por varias capas, los distintos paneles se caracterizan por una alma interna que garantiza las principales prestaciones técnicas del pavimento y se completan con el revestimiento superior, que forma la superficie del suelo, o sea el material de acabado requerido por el cliente. En la parte inferior del núcleo  normalmente hay una lámina de aluminio y/o acero con función de barrera al vapor. Para completar el panel se aplica un borde perimetral en pvc que garantiza confort al pavimento y a la vez cumple una función de “espacio intersticial”.

Los tres tipos de núcleo

Conglomerado de madera

Más conocido como aglomerado, está hecho de madera reciclada y se emplea con un grosor de 38 mm y en densidades de 680/720 kg/m3

 

Sulfato de calcio

Monocapa de alta densidad, compuesto de yeso y fibras de celulosa, utilizado en distintos grosores (entre los más habituales: 28, 30, 32, 34, 36, 38 mm) y con una densidad media de 1.500 kg/m3

X-Floor

Mezcla inerte sinterizada a temperaturas muy elevadas, compuesta por completo de cerámica con estructura monolítica y homogénea de densidad media 2.200 Kg/m3

LAS PROPIEDADES DE LOS PANELES

Esta propiedad depende de la dimensión y de la estructura de las particulas moleculares. Las particulas de madera que forman el conglomerado absorben mucha más humedad y agua en comparación con el sulfato de calcio. Por el contrario, el X-floor es completamente impermeable.

Es la capacidad de interrumpir la frecuencia de los sonidos que se transmiten a traves de los materiales.

NB: la capacidad amortiguadora del ruido tiene mucho que ver con el  tipo de estructura horizontal (armazón) sobre el que se instalará el suelo técnico.

El sulfato de calcio tiene una buena capacidad gracias a su configuración compacta y homogénea. Aunque el conglomerado de madera es la mitad de denso que el sulfato de calcio, su capacidad amortiguadora del ruido es algo mejor, gracias a su composición física. Por último, X-floor ocupa una posición intermedia entre estos dos.

Cabe destacar que la posibilidad de que se produzcan efectos de resonancia del suelo técnico tiene mucho que ver con la morfología y las peculiaridades de la construcción del propio edificio. Locales muy amplios, ausencia de tabiques divisores bajo el pavimento, presencia de rejillas de ventilación, son algunas de las condiciones que pueden provocar un efecto de resonancia desagradable bajo el pavimento que se convierte en una “caja de resonancia” de los ruidos que generan las pisadas, entre otros.

Gracias a su capacidad de resistencia a la flexión, también en presencia de cargas significativas, los paneles con un núcleo de sulfato de calcio y X-floor garantizan el máximo confort en la pisada y dan la sensación de caminar sobre una superficie pegada al terreno. Por otra parte, con cargas idénticas, los paneles de conglomerado de madera demuestran una mayor flexibilidad y elasticidad.

Por reacción al fuego se entiende el grado de participación de un material combustible en el fuego al que se le somete. La resistencia al fuego es la capacidad de un elemento de construcción (componente o estructura) para conservar, durante un periodo concreto, la estabilidad, resistencia y/o aislamiento térmico necesario. El sulfato de calcio está compuesto de materiales inertes, amorfos al calor, esto es, que no participan en la combustión, lo mismo se aplica al X-floor, formado por una mezcla atomizada de arcillas, caolines y feldespatos. Por el contrario, el núcleo de aglomerado, compuesto de conglomerado de madera y aglutinantes a base de resinas y pegamentos, reacciona participando en la combustión.

LA ESTRUCTURA

La estructura SNF, con cabezal diseñado específicamente por la empresa, es la estructura que se suele utilizar con más frecuencia para instalar el suelo técnico. Esta estructura es de acero galvanizado, con diferentes alturas que oscilan entre los 35 y los 1.025. El cabezal estampado en frío con un grosor de 2,6 m y 4 puntos de anclaje para colocar los travesaños, asegura el efecto snap-on, es decir, un enganche automático de los travesaños que impide que se produzcan movimientos de rotación axial y evita que se generen molestos chirridos cuando el sistema se somete a cargas. No es necesario utilizar tornillos gracias a la estabilidad del enganche. El cabezal está equipado con un tornillo M16 y la tuerca correspondiente que permite una variación micrométrica. El tubo cuadrado de la base, utilizado para alturas nominales de entre 100 y 380 mm, se obtiene a partir de una chapa pregalvanizada plegada y grapada a lo largo. Para alturas nominales de entre 42 y 92 mm y de 415 a 965mm, el pie está formado por un tubo de sección circular,  obviamente diferentes entre sí por lo que respecta a la altura. Los travesaños son de tres tipos: L: ligero con 15/18 mm; M: medio con canto de 30 mm de sección abierta con nervios de rigidización; H: pesado con sección cerrada de 25 mm de canto. Todos los componentes de la estructura SNF están galvanizados en caliente mediante el proceso Sendzimir. La estructura se completa con juntas de plástico que hacen de función insonorizante y antirruido interpuestas en contacto con el panel.

La estructura SDFE Extra se utiliza en presencia de cargas especialmente pesadas. Prevé la utilización de pequeñas columnas con un cabezal especial diseñado para alojar travesaños tubulares galvanizados con una sección rectangular cerrada de 25×50 mm que pasan sobre el propio cabezal y se fijan a este con tornillos roscados, con ajustes que permiten abarcar un rango de entre 70 y 1.000 mm.

Soft-lay es la solución ideal para garantizar el mínimo impacto acústico de un suelo técnico sin alterar las características técnicas. El suelo técnico se apoya sobre una estructura de acero que está sometida a cargas dinámicas (radiales) y puede sufrir pequeños movimientos. Estos se transmiten sobre todo a la base de apoyo de la estructura metálica de sobreelevación: el contacto entre el acero del que está compuesta con el suelo donde se apoya puede generar ruidos y crujidos que pueden transmitirse al entorno circundante, así como a las estancias inferiores.

Para resolver este problema y garantizar que el suelo técnico se avenga a la legislación en materia de “Requisitos acústicos pasivos de los edificios”, Newfloor ha introducido el uso del Soft-lay, un elemento compuesto por un polímero con una estructura particular que, colocado entre la base de la estructura de acero y el plano de apoyo, que suele consistir en un forjado de hormigón, hace las veces de una auténtica almohadilla insonorizante que “interrumpe” la frecuencia del sonido y por tanto, la transmisión del ruido, mejorando significativamente la comodidad de uso de los suelos técnicos.

Se trata del soporte ideal para el suelo técnico de exteriores. Su regulación se realiza desde la parte superior del cabezal con una llave, incluso con el pavimento ya terminado, gracias a un innovador cabezal fijo rotatorio equipado con una parte superior de goma, antiruido y antideslizante. Una auténtica evolución en los soportes de plástico que se refleja asimismo en las aletas distanciadoras que pueden extraerse fácilmente para facilitar la instalación de los soportes contra la pared perimetral. El cabezal está compuesto de dos materiales PP+goma antirruido y antideslizante.

Algunas carcterísticas:

  • Completamente reciclable
  • Disponible para alturas desde 25 a 270mm
  • Resistente a los agentes atmosféricos, a los ácidos, al envejecimiento y a los rayos UV.

Se trata de la variante del soporte anterior, disponible para alturas superiores y con la peculiaridad de disponer de un cabezal de soporte autonivelador con aletas estándar de 4 mm y altas de 12 mm.

Otras características:

  • Cabezal autonivelador para compensar pendientes de hasta el 5%
  • Disponible para alturas de 37,5 a 550 mm
  • Base de apoyo lisa de 320 cm3
  • Amortiguación del nivel sonoro superior a 25 dB

En el mercado nacional e internacional los tipos de estructura metálica para suelos técnicos son variados. La gama de estructuras Newfloor presenta distintas alternativas.